Search

TC torácica

Definición

Es un método imagenológico que utiliza rayos X para crear imágenes transversales del tórax y la porción superior del abdomen.

Nombres alternativos

TC de tórax; Tomografía computarizada del tórax; TC de los pulmones

Forma en que se realiza el examen

A usted se le pedirá acostarse sobre una mesa estrecha que se desliza hacia el centro del escáner.

Una vez dentro del escáner, el haz de rayos X de la máquina rota a su alrededor. 

Los pequeños detectores dentro del escáner miden la cantidad de rayos X que atraviesan la parte del cuerpo a ser estudiada. Una computadora toma esta información y la utiliza para crear varias imágenes individuales, llamadas cortes. Estas imágenes se pueden almacenar, ver en un monitor o imprimirlas en una película. Se pueden crear modelos tridimensionales de órganos juntando los cortes individuales.

Usted debe permanecer quieto durante el examen, debido a que el movimiento ocasiona imágenes borrosas. Es posible que le pidan contener la respiración durante períodos de tiempo cortos.

Los exámenes completos generalmente duran unos pocos minutos. Los escáneres multidetectores más nuevos pueden tomar imágenes de todo el cuerpo en menos de 30 segundos.

Ciertas tomografías computarizadas requieren un tinte especial, llamado contraste, que se inyecta en el cuerpo antes de que el examen comience. El medio de contraste puede resaltar áreas específicas dentro del cuerpo, lo cual crea una imagen más clara. Si el médico solicita una tomografía computarizada con medio de contraste, se lo inyectarán por vía intravenosa en el brazo o la mano.

Preparación para el examen

Algunas personas tienen alergias al medio de contraste intravenoso y es posible que necesiten tomar medicamentos antes del examen con el fin de recibir esta sustancia sin problema alguno.

El medio de contraste se puede administrar de varias maneras y depende del tipo de tomografía que se lleve a cabo:

  • Se puede administrar utilizando una vía intravenosa (IV) en la mano o en el antebrazo.
  • Se puede administrar a través del recto usando un enema.
  • Usted se podría tomar el medio de contraste antes del examen y el momento de hacerlo depende del tipo de examen que se realice. El líquido de contraste puede tener un sabor a tiza, aunque algunos vienen saborizados para que sepan un poco mejor. El medio de contraste finalmente sale del cuerpo a través de las heces.

Si se utiliza un medio de contraste, es posible que también se le solicite no comer ni beber nada durante 4 a 6 horas antes del examen.

Si usted pesa más de 300 libras (141 kilos), pídale al médico que hable con el operador del escáner antes del examen, ya que estos aparatos tienen un límite de peso. Demasiado peso puede causar daño a las partes funcionales del equipo.

Debido a que los rayos X tienen dificultades para atravesar metal, se le solicitará quitarse las joyas y ponerse una bata de hospital durante el estudio.

Lo que se siente durante el examen

Algunas personas pueden sentir incomodidad por el hecho de permanecer acostadas sobre una mesa dura.

El medio de contraste administrado a través de una vía intravenosa puede causar una ligera sensación de ardor, un sabor metálico en la boca y un calor súbito en el cuerpo. Estas sensaciones son normales y usualmente desaparecen al cabo de unos pocos segundos.

Razones por las que se realiza el examen

La tomografía computarizada (TC) crea rápidamente imágenes detalladas del cuerpo, incluyendo el cerebro, el tórax, la columna y el abdomen. El examen se puede utilizar para visualizar mejor las estructuras dentro del tórax.

Una tomografía computarizada del tórax se puede hacer:

  • Después de una lesión de tórax
  • Cuando se sospecha un tumor o masa (agregación de células)
  • Para determinar el tamaño, forma y posición de órganos en el tórax y en la parte superior del abdomen
  • Para buscar un sangrado o acumulaciones de líquido en los pulmones u otras áreas

Valores normales

Significado de los resultados anormales

La tomografía computarizada del tórax puede mostrar muchos trastornos del corazón, los pulmones o el área torácica, incluyendo:

Afecciones adicionales por las cuales se puede realizar el examen:

Riesgos

Las tomografías computarizadas y otros procedimientos de rayos X se controlan y regulan estrictamente para garantizar el uso mínimo de radiación. Las tomografías computarizadas en realidad usan niveles bajos de radiación ionizante, la cual tiene el potencial de ocasionar cáncer y otras anomalías. Sin embargo, el riesgo asociado con cualquier tomografía individual es pequeño, pero aumenta a medida que se llevan a cabo numerosos estudios adicionales.

En algunos casos, se puede aún realizar una TC si los beneficios superan con creces a los riesgos. Por ejemplo, puede ser más riesgoso no realizar el examen, especialmente si el médico piensa que usted podría tener cáncer.

Una tomografía computarizada abdominal generalmente no se recomienda para mujeres embarazadas, porque puede causarle daño al feto. Las mujeres que están o pueden estar en embarazo deben hablar con su médico para determinar si en vez de esto se puede utilizar una ecografía.

El tipo más común de medio de contraste administrado por vía intravenosa contiene yodo. Si a una persona alérgica al yodo se le administra este medio de contraste, se pueden presentar náuseas, vómitos, estornudos, picazón o urticaria. En raras ocasiones, el medio de contraste puede ocasionar una respuesta alérgica potencialmente mortal llamada anafilaxia. Si usted presenta alguna dificultad para respirar durante el examen, debe notificárselo al operador del escáner inmediatamente. Estos aparatos traen un intercomunicador y parlantes, de tal manera que el operador puede escucharlo en todo momento.

En personas con problemas renales, el medio de contraste puede tener efectos dañinos sobre los riñones. En estas situaciones, se pueden tomar medidas especiales para hacer que la TC sea más segura.

Consideraciones

Una tomografía computarizada es una de las mejores maneras de examinar tejidos blandos, como el corazón y los pulmones.

Referencias

Gotway MB, Elicker BM. Radiographic techniques. In: Mason RJ, Broaddus CV, Martin TR, et al. . 5th ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2010:chap 19.

Stark P. Imaging in pulmonary disease. In: Goldman L, Schafer AI, eds. . 24th ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier;2011:chap 84.

Encyclopedia content is provided as information only and not intended to replace the advice and instruction from your personal physician.